La salida del senador novoprogresista Thomas Rivera Schatz de la contienda a la gobernación dejó un mal sabor entre algunos de sus donantes, los cuales aseguraron que aportaron a su campaña con la esperanza de que este se convirtiera en Gobernador. Así lo confirmó una fuente a Secreto a Voces: “Entendíamos que era el mejor candidato, y el más capacitado. Fue frustrante verlo anunciarle al país, por medio de un mensaje grabado, que iba a correr nuevamente para el Senado”, narró la fuente.

“No te puedo decir que los donantes se sientan engañados, ni que vayan a solicitar que les devuelvan el donativo, porque él nunca dijo categóricamente que iba a correr para la gobernación. Pero no te voy a negar que sí hubo mucha frustración porque todo el andamiaje que él presentó a nivel isla era, a todas luces, el de un candidato a la gobernación”, aseguró la fuente.