La advertencia hecha en días recientes por el secretario de Hacienda, Juan Zaragoza, de ir tras las iglesias que son negocios familiares, mantiene en histeria a varios líderes del sector protestante del país.

Una de las más molestas es la pastora Wanda Rolón quien asegura no se dejará amedrentar por Hacienda, y que el gobierno de Alejandro García Padilla atenta contra la familia. Por su parte el pastor Ricky Rosado indicó que la decisión de Zaragoza “responde a sus intereses caprichosos contra las iglesias”.

Mientras, el portavoz de la organización Puerto Rico por la Familia, Cesar Vázquez, sostuvo que lo que intenta el gobierno es desprestigiar a los líderes religiosos, y lanzó un reto a Zaragoza a probar sus supuestas acusaciones.

Otro que tampoco estuvo de acuerdo con las expresiones de Zaragoza fue el candidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD), David Bernier, al indicar que “la evasión contributiva hay que atacarla sin criminalizar con generalizaciones sobre actividades legítimas, como son las profesiones, las Iglesias o sectores empresariales. Hacienda debe realizar su trabajo, absteniéndose de hacer este tipo de señalamientos donde inevitablemente pueden siempre pagar justos por pecadores. La gran mayoría de las iglesias cumplen su responsabilidad con el gobierno, realizando además importantes aportaciones a la sociedad”