Se comenta entre periodistas y personas ligadas al deporte que el armador de los Mavericks de Dallas, José Juan Barea, ha tomado muy en serio su proyecto dirigido a restaurar canchas de baloncesto en planteles públicos de Puerto Rico. Y lo mejor de todo: no lo hace para buscar pauta, lo hace de corazón.

En septiembre del 2015, la JJ Barea Fundation impactó la cancha de la escuela William D. Boyce en Puerto Nuevo. Esta semana, hizo lo propio en la escuela elemental Las Mercedes en Hato Rey. Se espera que para mediados de este año, otras canchas sean remozadas a través de toda la isla. Asímismo, la iniciativa contará con una segunda fase enfocada en ofrecer clínicas de capacitación para los maestros de educación física. ¡Bravo Barea!