La ex presidenta de la Cámara de Representantes, Jenniffer González, “le tiró la papa caliente” al ex presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, tras un informe de auditoría de la Contralora de Puerto Rico sobre el escandaloso esquema de soborno y favoritismo a un contratista en la Superintendencia del Capitolio.

La ex presidenta González negó responsabilidad por las irregularidades en la Superintendencia alegando que bajo aquel cuatrienio, la misma estaba bajo la supervisión y administración del Senado que presidía Rivera Schatz.

En días recientes, la Contralora, Yesmín Valdivieso, hizo público un nuevo informe que refleja la comisión de un fraude millonario y otras ilegalidades en la otorgación de contratos de obra por la Superintendencia del Capitolio.