La candidata a la gobernación por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, continúa ocupando el último lugar en las encuestas formales e informales, y no ha logrado quitarse de encima la imagen de antipática.

Según fuentes vinculadas a procesos electorales, la razón por la cual la abogada independentista continúa por debajo de los candidatos independientes, Alexandra Lúgaro y Manuel Cidre, es porque proyecta arrogancia y prepotencia. “Uno de los elementos principales que debe tener un candidato a un puesto electivo es proyectar humildad y simpatía, y la verdad es que la candidata del PIP no le cae bien ni siquiera a los independentistas”, manifestó una de las fuentes.