Ni el dolor que atraviesan los familiares del niño Lorenzo González y los familiares de Carmen Paredes fueron motivo suficiente para que el periodista, Julio Victor Ramírez, resistiera las ganas de “montar un vacilón” en las redes sociales con un chiste cruel, y de carácter racista.

En momentos en que el país todavía sufre el que todavía no se logre esclarecer la muerte del niño Lorenzo, el periodista de la zona oeste bromeó con una imagen del secretario de Justicia, Cesar Miranda, que lee: “No hay problema. Todavía le puedo echar la culpa al negrito de Pablo Casellas”.

Julio Víctor no fue el único que compartió bromas crueles en las redes sociales relacionadas al trágico caso. También lo hicieron otros periodistas, fotoperiodistas y personalidades de radio y televisión.

image1 (18)