En días recientes, GFR Media canceló los contratos de los periodistas del rotativo Índice, y de inmediato, internamente comenzaron a repartir culpas. “Aquí hay opiniones diversas. Unos piensan que los responsables de esta movida insensible son la alta gerencia del Grupo Ferré Rangel, y otros aseguran que este fue el resultado de las constantes presiones de la Unión que cuestionaba los despidos de periodistas que llevaba más tiempo, en vez de botar a los periodistas por contrato”, sostuvo una fuente a “Secreto a Voces”.

“De hecho, en la redacción se comenta que, luego que GFR anunciara los despidos de octubre, la Unión se dedicó a presionar a la gerencia para que tomara acción en cuanto a los empleados por contrato.”