Una fuente confirmó que existe una marcada división entre los miembros de la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) en la Cámara de Representantes. Según se supo, la designación de Carlos “Johny” Méndez como presidente de la Cámara provocó heridas irreparables entre los representantes, y ha sido interpretada como una declaración de guerra al equipo del gobernador electo, Ricardo Rosselló.
image12Según la fuente, la pugna llegó al extremo de acaloradas discusiones en la cuales, supuestamente el director de campaña de Rosselló, Elías Sánchez, tildó de traidores a varios legisladores, entre estos, al representante Urayoán Hernández.