La semana pasada, celebramos la designación del boricua Eddie Casiano como dirigente de la selección nacional de baloncesto. La primera tarea no será fácil: buscar una clasificación olímpica.
El guard puertorriqueño de los Mavericks de Dallas, José Juan Barea, quien atraviesa uno de sus mejores momentos en la NBA, será el alma del equipo. También se menciona un posible regreso de Carlos Arroyo y Peter John Ramos a la selección.

Durante los próximos meses podría comenzar un debate público sobre qué jugadores deben estar en la selección, y qué jugadores de descendencia boricua en la NBA deben ser reclutados para representar a la escuadra boricua.

Aunque cada caso tiene una situación particular lo suficientemente enredada para que no puedan ser reclutados, algunos de los nombres que se han mencionado son: Taj Gibson de los Chicago Bulls, Devin Booker de los Suns de Phoenix, Moe Harkless de los Blazers de Portland, Shabazz Napier de los Magic de Orlando y Ricky Ledo quien recientemente estuvo en los Mavericks de Dallas.