El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) podría atravesar la debacle electoral más grande en su historia por una razón que, aunque parezca superficial, aparentemente es una realidad: La candidata a la gobernación cae mal.

A pesar de dar la impresión de ser un análisis extremadamente liviano, varias personas ligadas a procesos electorales sostienen que aunque María de Lourdes Santiago es bonita, inteligente y preparada, la realidad es que no le cae bien a casi nadie. “Ella tiene todas las cualidades para ser una buena candidata a la gobernación, pero su proyección es terrible. Le cae mal a la inmensa mayoría de la gente porque peca de distante. De hecho, si haces un sondeo por ahí, la mayoría de las personas la encuentran muy arrogante, y eso no es bueno en un político”, sostuvo uno de los entrevistados.

IMG_6668“Lo más lamentable en este caso es que las personas que verdaderamente la conocen dicen que ella es una persona muy agradable y simpática. Pero lo que proyecta es todo lo contrario. La imagen que tiene es de una persona arrogante y antipática. Así que de alguna forma u otra, su equipo de trabajo tendrá que atender ese problema de proyección con carácter de urgencia”.